El veganismo

El veganismo

Compartir!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El veganismo: respeto por los animales y la naturaleza
El veganismo es una alternativa de vida sana que va en sintonía con el respeto hacia los animales y la naturaleza. En pocas palabras, los veganos no consumen productos de origen animal marino o terrestre, pues consideran que este hábito va en contra de sus necesidades físicas y espirituales.
La carne, el pollo, el pescado, el huevo, la miel de abeja, la leche, los lácteos, la manteca y la gelatina son ajenos a la dieta vegana. Inclusive, esta práctica también excluye el uso de artículos que se deriven de los animales como el cuero, las pieles, la lana y la seda. Los veganos tampoco asisten a los circos ni a las corridas de toros, ni a ningún acto de explotación al reino animal.
Para muchos esta filosofía de vida puede parecer extrema y hasta difícil de asimilar. Sin embargo, los veganos apuntan su teoría a erradicar el especismo: esa idea errónea que los seres humanos somos superiores al reino animal y por ello están a nuestra entera disposición. Un planteamiento arbitrario, sin justificación que emula al racismo y al sexismo.
Entonces, la pregunta sería ¿qué beneficios obtengo con ser vegano? Los estudios demuestran que una dieta rica en grasa y proteína animal perjudica la función renal y al aparato circulatorio. Ocasiona enfermedades de origen nutricional como la arterioesclerosis, la osteoporosis, el cáncer y la diabetes. Mientras que una alimentación rica en frutas, vegetales, legumbres y cereales ayudan a nuestro organismo y a nuestras arterias a permanecer limpias sin tener que preocuparnos por el colesterol.
¿Cuál es la diferencia entre ser vegano o ser vegetariano?
Los vegetarianos no consumen carnes rojas ni blancas (pollo y pescado) pero, a diferencia de los veganos, si consumen productos derivados del reino animal -siempre y cuando no ocasionen la muerte- como el yogurt, el queso, la mantequilla, los huevos, la miel de abeja y la leche.
El régimen alimenticio vegano está conformado por 6 grupos de alimentos y en este post los enumeramos para que elabores exquisitos platillos con los nutrientes necesarios para tu cuerpo:
Grupo #1: Cereales
Los cereales aportan mayores nutrientes como la pasta, el arroz y el pan integral, la quínoa, la avena, el trigo, el maíz, el centeno, el amaranto, la espelta, el mijo y el cous cous.
Grupo #2: Verduras y hortalizas
Los vegetales crudos son una excelente fuente de ácido fólico y calcio. Consume diariamente espinaca, col, brócoli, berro, tomate, pimiento, acelga, patata, cebolla, zanahoria, ajo y espárrago.
Grupo #3: Frutas y frutos secos
Las frutas cítricas tienen un alto contenido de vitamina C. Incluye en tu dieta manzana, pera, plátano, naranja, fresa, kiwi, aguacates, uvas, aguacates, albaricoques, ciruelas, higos secos, almendras y uvas pasas.
Grupo #4: Alimentos ricos en calcio
Este grupo es similar al de legumbres y vegetales, sin embargo, recuerda preparar platillos con leche de soya enriquecida, tofu, brócoli, espinaca, margarina vegetal, higos secos, zumo de naranja, sésamo y melaza.
Grupo #5: Legumbres o alternativas a las legumbres
Lentejas, garbanzos, soja, judías –en sus diferentes presentaciones-, guisantes, pistachos, almendras y cacahuate. Una dieta con vegetales y frutas con vitaminas C combinados con este grupo de legumbres aumenta la absorción de hierro.
Grupo #6: Otros alimentos escenciales
En este grupo destaca el aceite de oliva, las nueces, la canola, el lino, zumos, margarinas y hamburguesas vegetales. El aceite de linaza o las semillas molidas de lino es una excelente fuente de ácido graso de Omega 3 para las personas veganas.
Dieta balanceada
-Es importante consumir todos los días una variedad de alimentos de cada grupo, de esta forma nuestro cuerpo obtendrá los nutrientes y vitaminas necesarias para su correcto funcionamiento.
-Se pueden combinar alimentos crudos y cocidos para tener un buen nivel alcalino en el organismo.
-Complementar los platos con azúcar de caña o papelón, stevia, sal marina y harinas integrales.

Compartir!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *